Las series surgen como necesidad para organizar las obras de arte que se venían gestando a partir de ideas y de mensajes concretos, de impacto visual y expresividad conceptual. El resultado es un compendio de obras que siguen en desarrollo, “Pop burger”, “Mal olor”, “Bubble gum” y “Silencio”.
El Op-art figurativo se fundamenta en una búsqueda de elementos y herramientas gráficas geométricas que permitan reconstruir formas e imágenes desde la combinación de texturas y lineas con patrones rítmicos de gradación.